El collar y el cascabel en gatos

Muchas personas, con la mejor de las intenciones, ponen collar y cascabel a sus gatos. Para su seguridad, es importante desestimar el uso de collar y cascabel en gatos:

  • El collar puede provocar graves heridas al intentar sacárselo.
  • El collar provoca heridas crónicas por fricción en el cuello.
  • Si no estamos alerta o se pierde, al crecer, se le puede quedar el collar incrustado en la carne, incluso puede quedar enganchado y ahorcarse.
  • El cascabel es molesto al oído del gato y muy incómodo para un animal que por su naturaleza necesita moverse con discreción.

¡Si quieres a tu gato, no le pongas collar ni cascabel!