La inmunodeficiencia felina

Ser positivo al virus de la inmunodeficiencia felina (Fiv) no implica estar enfermo, simplemente indica que el gato se ha infectado con el virus. Los gatos + pueden mantenerse en fase asintomática, durante la cual no hay signos de enfermedad durante muchos años.
 
El Fiv destruye las células del sistema inmunológico del gato haciéndolo más vulnerable a desarrollar infecciones y ciertos tipos de cáncer. La principal vía de transmisión de la enfermedad es a través de mordiscos. Es un virus específico felino y por lo tanto no hay riesgo de contagio a personas.
 
El objetivo es mantener al gato en periodo asintomático durante el máximo tiempo posible. Ésto lo podemos conseguir manteniendo al gato dentro de casa, tanto para evitar infectar a otros gatos como para evitar que él mismo contraiga infecciones. Alimentarlo con comida de alta calidad, mantener un buen pragrama de desparasitación interna y externa y vacunación anual. Y actuar rápidamente ante cualquier signo de infección. Muchos gatos Fiv + pueden vivir una vida larga y saludable sin ningún síntoma de la enfermedad.
 
Por lo tanto, anímate a adoptar un gato Fiv +. ¡Ellos lo necesitan! El refugio no es lugar para ellos...